Ancestral vestigio

El vestigio de la cara o cruz,

ese vestigio que está tirado a la suerte,

el vestigio que se cruza de noche de pupila, en pupila,

de puerta, en puerta,

El vestigio que dejó tu magia polvorienta

al añorar el verde de tus mejillas,

te reconociste como Gea, 

Te pusiste ancestral en el momento más complicado del partido,

pudiste reconocerte como Gea,

pudiste reconocerte también como la vikinga que fue criada por lobos salvajes,

Te reconociste como Carlos siendo asesinado con un fierro punzante

que en la punta llevaba  un trabajo de herrería, tallado un corazón filoso,

fue Olga quién decidió terminar así con tu vida,

llevó los pétalos secos de las flores que juntaron ayer juntos antes de la discusión,

y preparó con un amor tan azul verdoso el arma de descanso.

Viste tus manos de rey destrozando las uvas deliciosas,

devorándolas sin un peso de culpabilidad, frente aquellos que los pedazos de pan duro eran su cena.

Volviste en el tiempo, pero ese vestigio se hizo más largo y pausado en desaparecer,

luego de cruzar cada línea atemporal.

 

∴ PH: Pau Scotti

DSC_1387

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s